jueves

junio 20, 2024
Search
Close this search box.

Conoce sobre los tipos de derrame cerebral

(Foto/Archivo)
(Foto/Archivo)

El ataque o derrame cerebral, también conocido como accidente cerebrovascular, es una enfermedad que afecta las arterias que se dirigen al cerebro y que están al interior de este. Es la quinta causa de muerte y una de las principales causas de discapacidad en los Estados Unidos.
Un ataque o derrame cerebral se produce cuando un coágulo obstruye un vaso sanguíneo que transporta oxígeno y nutrientes al cerebro, o bien cuando dicho vaso sufre una rotura. Cuando eso ocurre, una parte del cerebro deja de recibir la sangre y el oxígeno que necesita, por lo que este y las células cerebrales mueren.

¿Cuáles son los tipos de derrame cerebral?

Hay dos tipos de ataques cerebrales:

• El ataque o derrame cerebral isquémico que es causado por la obstrucción del flujo sanguíneo hacia el cerebro.
• El ataque o derrame cerebral hemorrágico que ocurre cuando un vaso sanguíneo se rompe y sangra en el cerebro.
• El accidente isquémico transitorio (AIT), conocido también como mini derrame, ocurre a causa de un coágulo que se forma de manera temporal, por lo que la irrigación sanguínea al cerebro es bloqueada por poco tiempo.

¿Cuáles son los efectos del ataque o derrame cerebral?

El cerebro es un órgano extremadamente complejo que controla varias funciones del cuerpo. Si se produce un ataque o derrame cerebral y el flujo sanguíneo no puede llegar a la región que controla determinada función del cuerpo, esa parte dejará de funcionar como debería.
La recuperación de un derrame cerebral es un proceso multifacético que requiere un enfoque integral. Los cuidados posteriores a un accidente cerebrovascular son cruciales para la recuperación y prevención de complicaciones. Los cuidados esenciales que se recomiendan son:

1. Atención médica inmediata y continua
La rehabilitación comienza en el hospital, donde se monitorean y estabilizan las funciones vitales del paciente. Tras el alta hospitalaria, es fundamental seguir con citas regulares con neurólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y otros especialistas para evaluar el progreso y ajustar el plan de tratamiento según sea necesario.

2. Rehabilitación física y ocupacional
La fisioterapia ayuda a recuperar la movilidad y la fuerza muscular, mientras que la terapia ocupacional se enfoca en la recuperación de habilidades necesarias para las actividades diarias, como vestirse y alimentarse. Estos tratamientos deben iniciarse lo antes posible para maximizar la recuperación.

3. Terapia del habla
Si el derrame cerebral ha afectado las habilidades del habla o la capacidad de tragar, la terapia del habla es crucial. Los terapeutas del habla trabajan con los pacientes para mejorar la comunicación y las habilidades de deglución, esenciales para la seguridad y la calidad de vida.

4. Control de factores de riesgo
Es vital controlar los factores de riesgo que pueden haber contribuido al derrame cerebral. Esto incluye la gestión de la presión arterial, el control de la diabetes, la reducción del colesterol y el cese del tabaquismo. Los medicamentos prescritos deben tomarse según las indicaciones, y es importante mantener una dieta saludable y equilibrada.

5. Adaptaciones en el hogar
El hogar debe adaptarse para facilitar la movilidad y la seguridad del paciente. Esto puede incluir la instalación de barras de apoyo en baños, rampas para sillas de ruedas y la eliminación de alfombras u otros obstáculos que puedan causar caídas. Además, reorganizar el hogar para que todo lo necesario esté al alcance del paciente puede mejorar su independencia.

6. Apoyo emocional y psicológico
El impacto emocional de un derrame cerebral puede ser significativo. La depresión, la ansiedad y la frustración son comunes. Es fundamental contar con apoyo psicológico, ya sea a través de terapia individual, grupos de apoyo o asesoramiento familiar. La comprensión y el apoyo de familiares y amigos también juegan un papel crucial en la recuperación emocional del paciente.

7. Ejercicio y actividad física
El ejercicio regular y la actividad física moderada, bajo la supervisión de un profesional de la salud, pueden mejorar la fuerza, la flexibilidad y el bienestar general. Programas de ejercicio adaptados ayudan a mantener la función cardiovascular y pueden reducir el riesgo de futuros derrames cerebrales.

8. Educación y entrenamiento para cuidadores
Los cuidadores necesitan formación y apoyo para gestionar las necesidades del paciente de manera efectiva. Esto incluye aprender a manejar equipos médicos, proporcionar asistencia física y entender cómo responder en caso de emergencias. También es importante que los cuidadores reciban apoyo para manejar el estrés y mantener su propio bienestar.

Fuente: Asociación Americana del Derrame Cerebral y el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares.

 

Noticias Recientes​

Edición Impresa

Edición 570

Boletín de

Noticias

Subcribibete para recibir nuestra edición digital

Encuesta

Boletín de Noticias

Subscríbete para recibir nuestra edición digital

Logo with stroke
El periódico regional Presencia es el único semanario del noreste de Puerto Rico que cuenta con una distribución gratuita de 75,000 ejemplares. Presencia cubre la zona desde: San Juan, Carolina, Trujillo Alto, Canóvanas, Loíza, Río Grande, Luquillo, Fajardo, Ceiba, Naguabo, Humacao, Caguas, Cataño, Vieques y Culebra.

Síguenos:

Logo-with-stroke.png

Síguenos: